Maylin and Amparo

Maylin and Amparo. Maylin and Amparo, two participants in the 2008 Latin American Suzuki Ensemble

Translations: Español

When the individual dreams become a collective reality, we start to make a significant difference; we start to see the deeper meaning of our actions.

In May 2008, the SAA brought together the first Latin American Suzuki Ensemble, which played at the Conference in Minneapolis that year.

It was a very touching experience that involved the work of many people—teachers, parents, students and friends. Many postcards remain from that experience: the hopes and expectations of the children and their families when they submitted the videos, the anxiety at the first rehearsal, the joy of sharing the work with teachers from all parts of the continent, the shining eyes and the concentration of the children at the concert, the standing ovation at the end of the concert, the words and the warmth of many experienced teachers from North America, whose voices are still an incentive to move forward.

That experience was of special relevance for the entire Suzuki movement in Latin America:

  1. It was a trigger that helped in the development of the Student “Encuentros” in Latin America that take place periodically. This orchestra brings together children from all corners of Latin America to share the joy of making music together.

  2. It was an incentive to dig deeper in the musical tradition of our region, looking for repertoire and establishing arrangements that could be played by many instruments.

  3. This project created many connections and ties not only between students and between teacher from various countries, but also in the development of stronger links between the northern and the southern parts of our continent. It also helped to create a wider network of relationships within the Latin American Suzuki Community.

  4. Since the concert took place on Sunday evening, a key spot in the Conference schedule, we think that it helped to create a deeper awareness in the entire Suzuki community of the diversity in our continent. Sometimes we work in different environments and in different social realities but still we share the same spirit and the same inspiration.

  5. Working with children from very different social and economic backgrounds is a learning process in itself. This kind of event helps to develop character and personality, bringing out the best in ourselves, building solidarity of purpose and enhancing the self-esteem. It gives us a way to truly encounter others at a deep level, and therefore helps us define ourselves. All this is of great significance when it comes at a key moment in the personality development of our students.

  6. Some students came from situations with very limited social and economic opportunities. For many of them it was their first time on an airplane; most of them did not have passports and had to get them. In that sense, this project was also a life lesson: it was important for them to know that dreams can come true. The music transcends the instrument, and acquires a social transforming dimension.

This time, the Suzuki Americas 2014 project will bring new opportunities to share with children from the United States and Canada. We know that this project will bear many fruits. There are already many teachers and students working on this project. When we combine all those individual energies, we get a synergy, whose fruits we can’t even imagine. Join us, and welcome aboard!

Latin American Suzuki Ensemble, Conference 2008: Students’ Perspectives

From Sofia Leyva Arango (Colombia)

To participate of the 13th Suzuki Conference in Minneapolis in 2008 was an enriching and unique experience that allowed us not only to meet people from other countries and different ages and live together for a few days, but also to learn from them.

While we were there, we all shared and met different people (some more playful, some more timid). We learned different instrumental techniques, different ways of practicing, and a love for the instruments we play. In other words, different ways we can enjoy music.

I myself was timid, and even though I was open-minded about meeting new friends, I had a hard time meeting so many new people. However, I got to know people from Argentina, Puerto Rico, Costa Rica, Peru, Bolivia, Mexico and the US, and of course, students from my own country with whom I was able to start new friendships. And that is how I was able to understand that everywhere in the world there are wonderful people with high levels of ability. I think Latin Americans were able to show that we are good at what we do, even though we have to overcome adversity.

Also, I was able to understand the reason why people say that music is a universal language: it joins us together and it allows us to communicate, even if we speak different languages or come from different cultures. While in Minneapolis we learned to love music even more. We learned that music makes us closer to others, and ultimately, it makes us better people.

Sofia is a seventeen-year-old Suzuki student from Colombia who has one more year left of high school and is studying violin at the Conservatorio de Musica de la Universidad de Colombia. She is concertmaster of the Colegium Musicum Orchestra.

From Víctor Daniel Díaz Sánchez (Colombia)

In 2008, I was invited to participate in the Latin American Suzuki Ensemble in Minneapolis, Minnesota. Suzuki students from all over our continent were selected to play in a special concert where we showed our high quality of musical interpretation and met the high levels that the project’s directors expected from us.

The Colombian students were able to meet Suzuki students and teachers from other Latin American countries, as well as teachers from the US who led our musical practice which resulted in total success. This experience left an impression on each one of us that marked our musical formation forever.

One of the most important aspects of this event was the fact that students from all over Latin America were invited to come take part of this big ensemble regardless of our socioeconomic status, race, religion, or placement within the LA region. We all came together with our instruments and had to, in a short period of time, adapt ourselves in interpreting the pieces in the program. It is remarkable that children and adolescents of different Latin American cultures were able to interact and get to know each other while also getting to enjoy the North American culture. The families of the US received us in their own warm homes and their hospitality and loving care made this experience a rejoicing and unforgettable one!

Finally, the students who participated of the 2008 Minneapolis Conference got to work with truly wonderful teachers who influenced our musical journey that we continue to follow and study today.

Victor is a twenty-year-old violinist who studied for several years at the Conservatorio de la Universidad Nacional de Colombia. Presently he studies in the Universidad Javeriana of Bogota and is the soloist in the Barber Violin Concerto with the Orquesta Sinfonica de Manizales, Caldas.

From Maria Alejandra Gutiérrez Rodriguez (Colombia)

Five years ago I was chosen to be part of the Latin American Suzuki Ensemble for the Suzuki Conference in Minneapolis. It was an unforgettable experience which marked my life deeply, because I had the opportunity to share so much with people from other countries with different cultures and customs, but all with something in common: music. It was a place where we not only learned about music but also a place where we got to know ourselves better, we got to know local families, and experienced a new city. I remember seeing everyone playing and it motivating me to learn and play more. I became aware of the fact that music has no limits because it can bring together opposite ends of things. Thanks to that wonderful experience I realized music has the power of being a means of understanding among people and also a means of amusement which could change the world. That trip was a truly enriching adventure that won’t happen again for me, but it taught me to share with others my life and way of thinking without being scared of judgment, since there was only space for music and happiness.

The fact that you are taking classes with teachers and students from other countries, that you spend the nights in the homes of local families who kindly opened their doors to you, is priceless and it simply motivates you and inspires you to smile inside!

María Alejandra is today a twenty-one-year old-pianist who studies biology at the Universidad del Rosario in Bogota, Colombia. She continues studying piano.

From Maylin Pre Kong (Peru)

I had never imagined that I would get to know North America. I was nine years old and received the pleasant surprise that I had been selected to participate as a member of the Latin American Suzuki Ensemble at the 13th SAA Conference in Minneapolis. It was the most beautiful experience I had had, because this trip gave me the opportunity to meet a lot of musicians, teachers and students from different countries, and above all, to share our Latin American music with others. What surprised me the most was that at the hotel where the event was held, everything was related to music. Most of the participants played an instrument, statues were inspired by music and all the rooms and hallways were filled with teachers, students and parents attending master classes and group lessons on many different instruments. What caught my attention most of all were the harps; I had never seen in my country so many harps, and of all different sizes.

The first day we went to the hotel was exciting, because every student from each country was introduced and we started to rehearse for the concert. We received master classes and these were so much fun, and I learned so much with the input, support, and the mood of the teachers. I had the opportunity to attend classes where I could learn a bit about dancing the minuets, and it helped me to understand their origin. I loved playing with students from the US and Latin America in a beautiful park. I had never done that before.

What pleased me greatly was meeting Nancy Lokken’s students, as I had seen them many times in a video I had at home and I liked how they played. I had the opportunity to attend one concert, which was wonderful, and two of the students invited me and my mother to stay at their house, for which I am very grateful.

I played in a church and was recorded by the SAA. Never in my life had I been recorded with professional cameras. I also had great fun when we went on a boat ride on the Mississippi River with the entire group from Latin America and our hosts.

It was very funny that I lost all sense of time, because when it was 8 p.m., it was still daylight and I could not believe it, because in Peru at 6 p.m. it is already dark. Minneapolis is a beautiful city with many green areas and many lakes and it is very orderly and quiet. The houses were just like I had seen in the movies, and I did not believe that there really were places like that. I saw many squirrels for the first time and there was not much traffic as in my country.

This wonderful experience ended with a gala concert including Latin American music that captivated the public. We received applause and recognition and in that moment I felt proud to be Peruvian, knowing that the music of my country and of all Latin America can be appreciated by people from different countries, and most of all, I started to think what I had achieved being in that enjoyable moment.

Before that I had never before been on a plane. I never imagined that the plane was going to be so big. The day of the trip, I was very excited, and I thought about how could the plane take off, and then I was surprised when I was in the clouds and I was already traveling to visit this beautiful country and live this unforgettable experience. Up to this day, I keep in my mind those memories and I always have them with me. They help me overcome difficulties, and above all remind me that you can fulfil your dreams.

All that I experienced during this time would not have been possible without the help of the Suzuki Association of the Americas, the Suzuki Association of Peru, the efforts of my family to support me in my music, and the help of many people.

Now I am fully convinced that I want to be a great musician and I am trying hard to reach that goal, and I dream of being able to relive the same experience.

Translated by Maylin and Caroline Fraser.

Editor’s Note: As of publication, we have had 182 student applicants for Suzuki Americas 2014. Please consider pledging your support.

Many thanks to Cecilia Calvelo-Hopkins, Marilyn O’Boyle, and Caroline Fraser for their assistance translating.

Ensamble Latinoamericano Suzuki /Suzuki Americas 2014

Un Proyecto, Muchos Frutos

Cuando los sueños individuales se transforman en realidades colectivas, allí se comienzan a operar los cambios, allí comenzamos a ver el significado más profundo de nuestras acciones.

En mayo de 2008 la SAA convocó al primer Ensamble Latinoamericano Suzuki que se presentó en la Conferencia de Minneapolis de ese año.

Fue una experiencia sumamente conmovedora en la que trabajaron muchos maestros y de la que quedan diversas postales: la ilusión de los niños y las familias que enviaron sus videos, los nervios del primer ensayo, la alegría de compartir el trabajo con maestros de todas partes de Latinoamérica, la mirada y la concentración de los niños en el momento del concierto, el público aplaudiendo de pie, el reconocimiento de muchos maestros de gran trayectoria de los Estados Unidos cuya voz uno conserva adentro como un aliento para seguir.

Esta fundamental experiencia tuvo un significado clave para todo el movimiento Suzuki en Latinoamérica:

  1. Sirvió como un impulso para los Encuentros de Alumnos de Latinoamérica que se realizan cada dos años y que unen a niños de todos los rincones del subcontinente para compartir la alegría de la música.

  2. Fue un incentivo para bucear más en la tradición musical latinoamericana, buscando repertorio y estableciendo arreglos que pudieran ser tocados por todos los instrumentos.

  3. Permitió crear amistades, no sólo entre los niños y entre los maestros sino que se reforzaron vínculos entre el Norte y el Sur de nuestro continente y se establecieron redes dentro de Latinoamérica que posibilitaron un mayor acercamiento entre profesores.

  4. Por la importancia del lugar en que se realizó la presentación, creemos que se logró un mayor conocimiento por parte de profesores de EE UU de la realidad latinoamericana y también el reconocimiento de realidades a veces distintas aunque la motivación sea muy similar.

  5. Trabajar con niños que provienen de realidades muy, muy diversas es un aprendizaje en sí mismo; y allí es donde surge con más fuerza el sueño de Dr Suzuki. Este tipo de eventos  termina de formar el carácter y la personalidad, haciendo que aflore lo mejor de nosotros mismos, la solidaridad, la autoestima, en definitiva la conciencia del otro, que nos ayuda a definir también quienes somos. Todo esto es aún más significativo cuando se da en una edad clave del desarrollo de nuestros alumnos.

  6. Algunos de los alumnos venían de situaciones de grandes limitaciones económicas y sociales, para muchos era su primer viaje en avión, la mayoría nunca había tenido un pasaporte.  En ese sentido, este proyecto fue también una lección de vida: saber que los sueños pueden realizarse dándole a la música una dimensión social transformadora.  

Esta nueva edición 2014 incorporará nuevas experiencias con más oportunidades para compartir con niños de EE UU y Canadá. Estamos seguros de que esta pelota que se echó a rodar dará increíbles frutos. Ya hay muchos maestros y alumnos trabajando y poniendo su mejor energía. Cuando combinamos toda esa energía individual se produce una sinergia cuyos frutos aún ni siquiera imaginamos.  ¡Bienvenidos a bordo!

Sobre la experiencia en Minneapolis 2008

Presenciar y ser parte de la treceava conferencia de la asociación Suzuki de las Américas en el 2008, fue una experiencia enriquecedora y única que no solo nos permitió conocer a personas de otros países, de diferentes edades y convivir con ellas, sino también aprender de cada uno.

Allí, todos supimos compartir de manera agradable y conocer distintas personalidades, unas alocadas y otras un poco más tímidas… Diferentes técnicas instrumentales… En sí, diferentes formas de estudiar y amar a cada uno de los instrumentos, en otras palabras, distintas formas de amar la música.

Yo por mi parte, era una persona que a pesar de ser abierta para conocer personas nuevas, a veces me costaba trabajo pues la timidez, a veces vencía. Sin embargo, logre conocer de manera muy grata, personas de Argentina, Puerto Rico, Costa Rica, Perú, Bolivia, México, Estados Unidos y de por sí, logre entablar una mejor amistad con mis compañeros de Colombia. Así logre entender que en todas partes del mundo hay personas geniales con muchísimo talento. Lo suficiente para demostrar que en América Latina somos buenos en los que hacemos a pesar de las dificultades.

Así, también logre entender la razón por la cual se dice que la música es un lenguaje universal, pues esta misma nos une y nos permite comunicarnos, aun con los diferentes idiomas y culturas. Aprendimos a querer más a la música y a notar que esta misma nos acerca y nos hace mejores personas.

Sofía Leyva Arango tiene 17 años,  le queda todavía un año más de bachillerato, está estudiando violín en el Conservatorio de Música de la Universidad Nacional de Colombia y es concertino de Colegium Musicum ( La orquesta de alumnos de básico, próximamente tocan la Sinfonía para el Nuevo Mundo de Dvorak y Finlandia de Sibelius, entre otras obras ).

A Proposito de la XIII Conferencia de Suzuki

La experiencia con el trabajo realizado en Minneapolis en el año 2.008  fue de gran motivación para reafirmar  la decisión de seguir mis estudios en música y tomarla como una carrera profesional.

Considero que el método fue aplicado con creatividad y gran profesionalismo pedagógico por parte de los maestros y maestras.

Se hicieron diferentes actividades donde se tuvo en cuenta  recursos como el juego y la lúdica, esto ahora es que  lo entiendo, que me agradaron y que hace que uno como estudiante ame lo que hace. Recuerdo a una maestra que nos hacía reír por su forma tan agradable como transmitía el conocimiento. Sin necesidad de tener el instrumento (violín u otro), pero teniendo en cuenta la  música, hacía diferentes  ejercicio con su cuerpo y creo que por su gracia y armonía llevaba nuestra atención hacia el objetivo.

Otros maestros utilizaron elementos como palos, cuerdas,   botellas, hasta agua, etc., pues en ese momento yo hubiera pensado que esto no se podría tener en cuenta como una herramienta motivadora para el aprendizaje en la música; Si hubieran pedido mi opinión en esa época simplemente hubiera sido de “agradable”. Hoy en día sin darme cuenta, todas  esas actividades  y otras más han sido causantes de mi formación, no sólo en música sino también en otras áreas de mi vida, creo que en forma relevante  han incidido en la disciplina.

También recuerdo otras actividades  como el concierto que se hizo al aire libre, para mí fue como una fantasía, pues no podía tener en mi mente que un concierte se pudiera llevar a cabo en la calle.

Definitivamente fueron momentos donde se compartieron muchas cosas, la ida al parque me motivó porque jugué con personas que para mí eran  extrañas,  pero que por su cultura  hicieron que todo el ambiente se generara en algo muy agradable.

Tuve la experiencia de  compartir con personas de otros países lo cual por su lengua, sus raíces y costumbres ayudan  a interactuar  e  incrementar el conocimiento.

Finalmente doy  agradecimientos  por este espacio para transmitir esas emociones que generan el buen aprendizaje con un método que hace que todo sea agradable.

Cordial  Saludo

David Leonardo Angarita G., violinista, tiene 19 o 20 años, estudia en la academia de la Orquesta Juvenil de Colombia en Bogotá, su decisión es ser músico profesional.  Estuvo en Buenos Aires aproximadamente dos años estudiando en el  IUNA, actualmente continúa sus estudios en Bogotá.

Aporte de Víctor Daniel Díaz Sánchez

En el primer semestre de 2009, logre participar del proyecto ensamble SUZUKI AMERICAS donde los niños y jóvenes de diferentes países de nuestro continente, mediante convocatoria fuimos premiados para realizar un concierto especial, donde demostramos nuestros talento en la interpretación de instrumentos musicales que dieran la talla exigida por los directores que acompañaron esta propuesta, en el marco del congreso de la Asociación Suzuki de las Américas en la ciudad de Minneapolis, Minnesota.

La representación de Colombia fue variada, en la medida que la participación de niños y jóvenes de diferentes regiones del país, logramos viajar a la ciudad de Minneapolis, Minnesota, para conformar el grupo representativo en el importante proyecto ensamble SUZUKI AMERICAS, logrando conocer, al resto de los convocados de otros países, donde maestros de Estados Unidos  y el resto de países latinoamericanos, orientaron el ejercicio musical, el cual se constituyó en un éxito rotundo y dejaron en nosotros la huella y la experiencia en nuestra formación musical al participar en dicho proyecto.

Uno de los aspectos más significativos del ensamble latinoamericano, lo constituyo el encuentro de niños y jóvenes  adscritos a diferentes escuelas bajo el método Suzuki en cada uno de los países convocados, sin importar la condición socioeconómica, raza, religión y ubicación en la región, para que a través de sus instrumentos lográramos en poco tiempo adaptarnos a la interpretación de obras que posibilitaran el éxito obtenido durante la estadía en la ciudad de Minneapolis. Es de notar que niños y jóvenes de diferentes culturas latinoamericana logramos interactuar y conocernos mejor y de paso, disfrutar de la cultura norteamericana. Expresado en la hospitalidad, cariño y atención de las familias que nos acogieron en su seno interno, constituyéndose en una experiencia regocijante en inolvidable.

Finalmente, los alumnos que participamos, nos sometimos al aprendizaje de las enseñanzas de verdaderos maestros, que mediante conferencias que durante el desarrollo del congreso de la asociación lograron impactar el proceso de formación musical que actualmente seguimos.

Víctor Daniel Díaz Sánchez, violinista, tiene 20 años aproximadamente, estudio durante varios años en el Conservatorio de la Universidad Nacional de Colombia, actualmente estudia la carrera en la Universidad Javeriana de Bogotá y precisamente hoy toca como solista con la Orquesta Sinfónica de Manizales, Caldas, Colombia, a las 19 horas,  el concierto para violín de Barber. Innegablemente es muy talentoso y es uno de los alumnos de violín más destacados en Colombia.

Hace ya cinco años que fui seleccionada para hacer parte del ensamble Latinoamericano Suzuki en Minneapolis. Fue una experiencia inolvidable y me marcó profundamente por tener la posibilidad de compartir con tantas personas diferentes, de otros países, con distintas culturas y costumbres, pero todos con un gusto en común, la música. Es un espacio donde no sólo se aprende de música, sino también es un momento de esparcimiento, donde incluso te conoces a ti mismo, conoces una nueva familia y una nueva ciudad. Es un lugar donde ves a otros tocar y te motivas a ti mismo de seguir aprendiendo cada vez más, donde se llega a ser consciente de que realmente la música no tiene límites, porque puede acercar a las partes más opuestas. Gracias a esta fabulosa experiencia comprendí que la música tiene el poder de ser medio de comprensión e incluso diversión, lo cual definitivamente podría cambiar el mundo. Este viaje fue una aventura supremamente enriquecedora que no se repetirá y me enseñó a compartir con otros, tanto mi vida, como mi forma de pensar, porque no hay lugar para las críticas, sino para la música y la felicidad.

El hecho de tener clases con profesores y niños de otros países, pasar la noche en un hogar donde alguien te abre sus puertas, no tiene precio, simplemente motiva e inspira a sonreír por dentro.

Maria  Alejandra Gutiérrez Rodriguez, pianista, 21 años, estudia Biología, está en la mitad de la carrera, puede ser finales de V o VI semestre en la Universidad del Rosario en Bogotá, y continúa estudiando piano.

Mis experiencias en Minneapolis en 2008

De Maylin Pré Kong, Lima, Perú

Hasta ese entonces jamás me imaginaba que iba a conocer Norteamérica. Tenía 9 años, y recibí la grata sorpresa que había sido seleccionada para participar como integrante del ensamble Latinoamericano en la  13 conferencia Suzuki Minneapolis. Fue la experiencia más bonita que tuve pues este viaje me dio la oportunidad de conocer a muchas  personas que hacían música,  profesores y alumnos de diferentes países y sobre todo compartimos nuestra música latinoamericana. Lo que más me sorprendió fue que el hotel donde se llevó a cabo el evento todo era relacionado con la música; la mayoría de las personas que asistían tocaban un instrumento, los monumentos era inspirados en la música y todos los salones y pasillos estaban llenos de profesores, alumnos y padres, que asistían a las clases maestras y grupales y se escuchaba diferentes instrumentos: cellos, contrabajos, flautas traversa y guitarras. Pero lo que me llamo la atención fueron las arpas que jamás vi en mi país en esa cantidad y variedad de tamaños.

El primer día en que fuimos al hotel fue emocionante pues cada alumno de cada país se presentó y desde entonces comenzamos a ensayar todos los temas que íbamos a tocar. Recibimos clases maestras y estas fueron muy divertidas y aprendimos mucho con el aporte, el apoyo y el buen humor de los maestros. Tuve la oportunidad de asistir a clases donde pude aprender un poco sobre el baile de los minuets y eso me ayudo a entender su origen. Me encantó tocar con alumnos de EEUU y toda Latinoamérica en un hermoso parque. Nunca antes lo había hecho y me parecía grandioso sobre los maestros que dirigían y el público que asistió.

Lo que me sorprendió gratamente fue conocer a los alumnos de la maestra Nancy Lokken. Pues yo les había visto mucho en un video que tenía en casa y me gustaba como tocaban. Tuve la oportunidad de conocerlos y de asistir a un concierto. Este fue maravilloso sobre todo considerando que dos de ellas nos recibieron con mucha alegría en su casa por lo cual estoy muy agradecida. Nunca en mi vida me habían grabado con cámaras profesionales y fue en una iglesia que grabe para la Asociación Suzuki de las Américas fue algo grandioso. Me divertí mucho cuando nos fuimos de paseo en una embarcación sobre el río Misisipi con todo el grupo de Latinoamérica.

Fue muy gracioso que perdía  la noción del tiempo porque cuando eran las 8:00pm todavía seguía de día y no lo podía creer pues aquí en Perú a las  6:00pm ya está oscureciendo. Minneapolis es una ciudad muy bonita con muchas áreas verdes y sobre todo con muchas lagunas. Es una ciudad muy ordenada y silenciosa; las casas eran como los había visto en las películas y yo no creía que existían lugares así. Vi a muchas ardillas por primera vez y no había tanto tráfico como en mi país.

El resultado final de esta maravillosa experiencia fue el gran concierto con música latinoamericana que cautivo a todo el público y recibimos muchos aplausos y reconocimiento de todos; en ese momento me sentí orgullosa de ser peruana y saber que la música de mi país y de toda Latinoamérica pueda ser apreciada por personas de diversos países. Sobre todo me puse a pensar cómo es que logre estar en ese preciso instante y disfrutarlo intensamente.

Sé que tuve muchas dificultades para realizar este viaje y sobre todo recuerdo con mucha gracia que antes  de todo esto nunca en mi vida había subido a un avión y mucho menos conocía un aeropuerto. Jamás me imagine que el avión iba a ser tan grande, el día del viaje estaba muy emocionada y  pensaba como era que el avión iba a despegar y luego  me sorprendí mucho cuando estuve en las nubes y ya me encontraba viajando para conocer este hermoso país y vivir esta inolvidable experiencia. Hasta hoy guardo en mi memoria esos gratos recuerdos y  siempre los tengo presento y me ayudan a seguir superándome y sobre todo a creer que los sueños si se pueden cumplir.

Todo lo que viví durante este tiempo no hubiera sido posible sin la ayuda de la Asociación Suzuki de las Américas, de la Asociación Suzuki del Perú, del  empeño que siempre pone mi familia para apoyarme con la música y de la ayuda de muchas personas más que aportaron para  que todo esto se haya podido realizar.

Ahora estoy plenamente convencida de que quiero ser un gran músico y me estoy esforzando para eso y sueño con volver a vivir esta misma experiencia.

Nota del editor: A partir de su publicación, hemos tenido 182 estudiantes solicitantes para Suzuki Américas 2014. Por favor considere prometer su apoyo.

Muchas gracias a Cecilia Calvelo-Hopkins, Marilyn O’Boyle y Caroline Fraser para su traducción asistencia.